viernes, 13 de noviembre de 2009

Análisis de Riesgo político en Venezuela

Samuel Benavides*, Fernando Carreño, Pablo Farías & Felipe Richmond



Dimensión Política

Claramente que dentro de lo relacionado con la dimensión político-institucional, es necesario ver que está sucediendo tanto dentro como fuera de las fronteras del Estado en observación.

Una de las coyunturas que han marcado la agenda venezolana durante gran tiempo de este segundo semestre ha sido la bullada nueva Ley General de Educación. El rechazo que se dio a esta ley por parte de la oposición al gobierno del Presidente Chávez demuestra en “cierto grado” el nivel de polarización que existe en Venezuela. A su vez, suma a un actor importante que puede ser un gran polo de oposición al gobierno, en especial en este tema. La iglesia. La institución religiosa ha sido una de las principales opositoras a está ley ya que considera que deja de lado a la educación religiosa de los planes de educación pública.

Sin embargo lo anterior, a medida que paso el tiempo, la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó la ley. Pero esta votación tuvo la particularidad de no contar con los votos de oposición, ya que se negaron a votar, a sabiendas que la oposición es mayoría y que la ley se aprobaría si o si (www.emol.com, 2009). Algo que deja en evidencia aun más clara el “alto grado de polarización política” en la que vive Venezuela. Algo que puede afectar la gobernabilidad del país, considerando que la opinión pública ya se encuentra en desacuerdo con esta nueva ley de educación.

Consideramos que el escenario planteado en nuestro primer informe se mantiene, o sea, reafirmamos que la oposición política hacia el Presidente Chávez se va a hacer aun más fuerte, sumado a la oposición de la iglesia y a la opinión pública, la cual no está muy de acuerdo con esta ley. Consideramos que la táctica que Chávez utiliza para desviar la atención de este tema, como otros del ámbito externo es darle un nivel mayor de importancia a los hechos que se relacionan con las relaciones entre el País petrolero y su “hermano” fronterizo, Colombia.

Ahora, en el ámbito externo, se puede identificar que las relaciones con Colombia siguen tensas. Sin embargo, la mediación de Brasil no se ha hecho esperar. Como es sabido, las relaciones entre Venezuela y Colombia se encuentran congeladas, por lo tanto, Brasil ha propuesto crear una comisión de vigilancia fronteriza para que la tensión comience a descender y así permitir que el dialogo sea el camino para la resolución de los conflictos de ambos países. Creemos que esto también refleja el deseo del Gobierno Brasileño y de su Presidente, Luiz Inacio Da Silva en lo que concierne a que se reinicie el dialogo entre los países en conflicto y se pueda dar un pacto de no agresión (www.emol.com, 2009).

Esto nos da la razón de una manera al plantear que un posible escenario fuese el que se aseguren las buenas relaciones entre estos países y se pueda lograr una cohesión entre todas las naciones que conforman a UNASUR. Algo que Lula ya había planteado antes, en especial al Presidente Chávez al decir que una división entre Colombia y Venezuela pondría en entredicho y sería contradictorio con su “Espíritu Bolivariano”.

Dimensión Económica

La constante alza de los precios de los alimentos, ha sido uno de los hechos más importantes de las últimas semanas, lo cual se ha dado en todos los productos a lo largo del país, que se encuentran sujetos al control de precios. Dicha alza, según El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) del Banco Central de Venezuela indica que en lo que va de año el precio de los alimentos tuvo un alza de 13,7%.Los comerciantes corroboran esa información, pues sostienen que los consumidores han reducido las compras, tanto en unidades como en variedades de productos. La razón: altos precios y menos presupuesto, lo cual se ha visto reflejado en el consumo de diversos productos. Esto sin lugar a dudas es preocupante, y podría desencadenar un gran conflicto entre los productores de alimentos y el gobierno.
Respecto a este mismo tema, durante esta semana, se ha acrecentado fuertemente el control del gobierno en el sector de alimentos, traduciéndose en la expropiación de diversos terrenos agrícolas. Se nacionalizaron dos procesadoras de café, además de haber adquirido en parte importante, la propiedad de otra procesadora más. Las dos procesadoras de café son la Fama de América, y Cafea. La primera, estaba ocupada por el gobierno por seis meses, al igual que Café Madrid (adquirida por el gobierno Venezolano en un 50%). El caso de Cafea, estaba ocupada desde mediados del presente año. Esta medida, según el gobierno, responde a una lógica de evitar el contrabando que se estaba desarrollando en el rubro, y que eso estaba mermando la estabilidad económica del país. También, se ha hecho expropiaciones, aproximadamente de 2,5 millones de hectáreas, las cuales según el propio gobierno, no han tenido un debido uso, y que precisamente estas tierras, permitirían potenciar lo que concierne al rubro agrícola.

Otro hecho importante, y no menor, es el anuncio del Banco Central Venezolano, el cual señaló que la inflación durante este 2009, cerraría en un 26%. Hay que considerar, que en el mes pasado de Octubre, la inflación cerró en cerca de un 20%, lo cual conlleva a explicar que el gobierno venezolano no ha tenido la capacidad de controlar los niveles de inflación. Esto, además, se suma a la escasez de alimentos básicos, como así también medicinas, y repuestos automotrices, lo cual no ha dejado de ser un tema preocupante para el propio gobierno venezolano. El Ministro de Economía, Alí Rodríguez, ha sido sumamente autocrítico, señalando que estas falencias, se deben a que no se han tomado las medidas pertinentes para apalear el proceso inflacionario. El mismo Rodríguez, reconoce que se requieren de serias y profundas cambios estructurales, que deben superarse, y que a su vez, permitirían frenar el acelerado aumento de los principales precios, lo cual afecta, según él mismo, a la mayoría de los venezolanos. El sector de los alimentos, estaría alcanzando un peso de del 30%, según las mediciones efectuadas por el Ministerio de Economía venezolano. Un elemento sumamente importante, es la variación que ha sufrido durante un año Venezuela en su inflación, entre Octubre de 2008 y Octubre de 2009, la cual ha sido cercana al 26,7%. Este hecho, podría conllevar a una disminución y paralización de las inversiones en Venezuela, ya que internacionalmente, para muchos, Venezuela se está transformando en un país que no otorga, ni mucho menos, asegura la estabilidad y confiabilidad frente al resto de los países del mundo.


Dentro de los posibles escenarios, que podrían darse durante los próximos meses, podría ser una agudización aún mayor del conflicto existente entre empresarios y productores con el gobierno, ya que cuestionan el accionar y lineamiento económico que ha adoptado el Presidente Chávez para enfrentar la crisis económica y la inflación. Esto también, podría generar una mala percepción, tanto interna como externa, por parte de la ciudadanía y organismos financieros internacionales, respecto a la labor de las instituciones monetarias y financieras de Venezuela, lo que podría disminuir considerablemente la inversión y la integración comercial con el resto de países, quienes verían al gobierno de Hugo Chávez, como un gobierno con poca credibilidad e ineficiente en cuanto a la adopción de políticas económicas. Básicamente, este conflicto ocurre por la expropiación de tierras y de las procesadoras de café, generando incluso, polémicas entre sus mismos trabajadores, donde algunos apoyan la expropiación, y otros creen que se verían perjudicados estando supeditados al gobierno de Higo Chávez. Esto, conllevaría a una clara polarización no solamente entre trabajadores y empleadores, sino que también entre los mismos trabajadores, lo cual sería preocupante para Venezuela.

Por otra parte, un escenario sería un conflicto con otros gobiernos, puesto que comenzarían a cuestionar con mayor firmeza, las políticas económicas del Gobierno de Hugo Chávez, las cuales podrían quebrantar todo tipo de libertad económica, y eso para muchos gobiernos, podría ser el hecho detonante de todo tipo de relación diplomática con Caracas. Todo ello podría conducir a un paulatino aislamiento político - económico de Venezuela, tanto en el ámbito internacional, como en el ámbito regional.

Un escenario posible, tomando en cuenta lo que pueden consumir los venezolanos, partiendo por la clase media y clases populares, es que se genere una situación insostenible en la economía venezolana, que conlleve a un descalabro económico profundo, como así también a un endeudamiento económico externo enorme. Esto podría darse, sino de toman decisiones económicas que vayan para beneficio de todos los venezolanos. Si el Gobierno de Hugo Chávez, no cumple con lo que prometió, según lo que expresó su Ministro de Economía, la situación venezolana, para la gran mayoría de los venezolanos, se tornaría absolutamente insostenible, y el acceso a los alimentos podría verse claramente disminuido. Una política de Estado eficiente al respecto, en estos momentos pareciera ser más que urgente, para apaciguar la crisis económica que está enfrentando Venezuela.

Dimensión social.

Venezuela se ha caracterizado en los últimos años por tener un gran proceso de transformación social, que se ha distinguido por la fuerte polarización, lo que ha repercutido de modo muy directo en la vida de los venezolanos.

Uno de los problemas más grandes que arrastró Venezuela durante este año, fue la implantación de la nueva ley de educación. Si bien está ley, ya fue motivo de análisis anteriores, no puede dejar de ser nombrada puesto que ha sido una de las piedras angulares que se pueden usar para ejemplificar el alto grado de convulsión social que existe en el país. Dicha ley podría ser calificada como una ley de carácter doctrinaria, debido a que en ella se encuentran, los contenidos base del proyecto referido a la reconstrucción desde las bases de la sociedad venezolana.

Otro hecho que no puede dejar de mencionarse es lo referido a la libertad de expresión en sus diversas maneras. El cierre de algunos medios de radio difusión, y la no renovación de licencias a otros tantos, estaría atentando de modo directo y casi indiscutible, la libertad de elección, y pensamiento. Las implicancias de este acto han sido claras, básicamente se está hablando aquí de la fuerte agitación social. La incertidumbre en las posibilidades de participación real. Esto último parece estar fuertemente condicionado por el grado de afinidad que se tenga con el régimen del presidente Chaves.

Un asunto relativamente latente para los venezolanos que ha acaecido en estos últimos dos meses aproximadamente, tiene que ver con dos aspectos económicos pero que a su vez tienen una resonancia directa sobre la sociedad en su totalidad. Los cortes y/o racionamientos de suministros vitales como el agua, y por otra parte están las alzas de los alimentos, que han estado acompañados de una política de fijación de precios por parte de la autoridad competente, son hechos que se han traducido en una alteración aun mayor del diario vivir del ciudadano, más allá de las razones políticas o técnicas, que estén sustentando estas determinaciones por parte del gobierno.

La autoridad es otro punto digno de desglose. En este caso es un hecho, el carácter personalista que tiene la autoridad, entonces, cabe, preguntarse ¿qué pasa con la oposición en este país? Ya que uno de los aspectos más importantes en una república de tipo democrática, como se dice que es la de Venezuela, debieran entonces, al menos estar representados en el Parlamento de modo relativamente equilibrado los distintos sectores de la sociedad. Reflejo claro de que esto no ocurre es el hecho de los cambios de leyes que han sido fuertemente cuestionados desde el punto de vista de su legitimidad como la aprobación de la nueva ley de educación o el control de los medios. Un hecho relativamente reciente que ratifica esta situación fue la asignación de miembros militantes de partido al CNE (consejo nacional electoral), siendo que eso por ley interna del país, está prohibido (www. eluniversal.com; 2009)

En base a las descripciones y análisis realizados en primera instancia, cabe recabar que, las relaciones entre pares se han ido deteriorando de una manera gradual y permanente en el tiempo, las instancias y mecanismos formales de participación poco a poco se han ido subordinando a los intereses del gobierno, que por lo demás ha utilizado sus atribuciones para permitirle al presidente que haya sido y que siga siendo reelecto a través del tiempo.
Esto ya ha traído consecuencias, como las mencionadas más arriba. La pregunta de fondo es ¿que ha ganado y perdido Venezuela con el proyecto de sociedad encabezado por Hugo Chávez? La respuesta es múltiple, por lo cual se intentará acotarla lo más posible.

Lo que se ha ganado va de la mano del plano comercial más que social, puesto que el alto precio del petróleo venezolano le ha otorgado solvencia económica al país, esto ha permitido hacer reformas positivas como gratuidad de educación y salud.

Lo negativo es que en contraparte los canales de participación se han ido cerrando o condicionando según el nivel de adhesión que se tiene al gobierno. También se ha ido deslegitimando la institucionalidad, puesto que, además del fuerte personalismo de Hugo Chávez, la sociedad no se encuentra bien representada en el Parlamento.

Las situaciones descritas a pesar de que generan mucha presión aun no desembocan en crisis mayor, y en el mediano plazo es difícil que lo haga porque Hugo Chávez cuenta con el apoyo de un sector importante de la población, y de todas las Fuerzas Armadas, lo que explica que aun persista su mandato a pesar de todo.

Para concluir se puede decir que el aspecto de desarrollo social de Venezuela no es el más apropiado, ya que, en base a un proyecto país, que pretende ser mas inclusivo, se está llevando a cabo un efecto inverso es decir va tensando y mermando las relaciones sociales, en lugar de hacerlas expeditas y fuertes.

Conclusión.

El entramado institucional, plantea la identificación, interna de los hechos en la relevancia de la prensa con relación a la nueva ley de educación, donde se identifica a la iglesia como en actor opositor a la medida gubernamental y que pone en jaque la administración del gobierno bolivariano, el segundo punto, es externo el cual identifica las relaciones bilaterales entre Venezuela y Colombia, además de el anexo en la discusión de Brasil, como un ente mediador de conflicto en el tema fronterizo.

La economía no deja paso a seguir tampoco en los conflictos que se generan en Venezuela, la subida de los precios de los alimentos y las expropiaciones que no hacen más que acrecentar un problema de estabilización económica del país incrementando la inestabilidad en la inflación por un descontrol abrumante. Esto también se enclava en una mala política de estado que interfiere con las relaciones con otros países del alba y además de las relaciones entre empleadores y trabajadores, y el potencial de distanciamiento y conflicto entre los trabajadores.

La ley de educación y de control de los medios de comunicación a acentuado, la brecha de participación entre la sociedad y el gobierno, el atentado que sufre la población civil, es de tal magnitud que no se representa en las instituciones formales como el parlamento, está dejada de representación por el personalismo del presidente, hace que las convulsiones sociales se agraven con el tiempo y desglosen un entramado de crisis económica, política y desemboquen en revueltas sociales y demandas ciudadanas que muestran la precaria condición y las formas erróneas de llevar a cabo las políticas públicas y de estado a través de los instrumentos formales, en desmedro de la población.

-----

* Bachiller en Ciencias políticas y administrativas, Universidad central de Chile.